• Mexicali, B.C. México


Crónica: Cómo arruinar el evento de tu vida, Marina

  • General
  • |
  • Cristian Torres Cruz
  • |
  • 01-10-2019

- “Al diablo la austeridad Marina, es tu momento” tal parece que le aconsejó un asesor a Marina del Pilar Ávila Olmeda para su evento de toma de protesta como alcaldesa de Mexicali, la segunda mujer en toda la historia de la capital bajacaliforniana pero la primera en ser titular de una fórmula electoral ganadora.

Un evento programado desde las 7 pm y que culminó cercano a las 10 de la noche, antes arribaron a la avenida Reforma decenas de camiones provenientes de todo el municipio, sólo que en tiempos de la 4T ya no les llaman acarreados.

Desde pantallas gigantes, entrada con vallas lineales para que Marina llegará partiendo plaza, zonas VIP, juego de luces, escenario, hasta drones para tomar las mejores imágenes, todo para hacernos olvidar la austeridad republicana que prometió Andrés Manuel López Obrador.

Del Pilar Ávila dio un mensaje sin palabras, utilizó de fondo la catedral de Mexicali para realizar su evento con la venia del Obispo José Isidro Guerrero Macías, el mismo que semanas antes, irrumpió el Congreso del Estado para intervenir en las decisiones de los diputados en el tema de legalizar el aborto en Baja California.

Apenas el 21 de septiembre, miles marcharon en contra del aborto, el 28, cientos lo hicieron a favor, finalmente en el programa se tomaron 5 minutos para agradecerle al señor obispo, el mismo que fue acusado de intervenir en las decisiones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación  y de encubrir al sacerdote Jesús Antonio acusado de abuso sexual.

El programa seguía y seguía, primero con una introducción al Centro Histórico, luego la participación de la escuela secundaria 50.

En su primera intervención hasta les aplaudieron, tocaron desde la Yaquesita hasta Gonna Fly Now (mejor conocida como “la canción de Rocky”).

Y el evento seguía, luego otro mensaje sobre la cultura china, y posteriormente la danza de los dragones, luego otra vez la secundaria 50.

Tal parece que los organizadores tenían toda su vida planeando la ceremonia y quisieron meter todas las ideas guardadas y finalmente cayeron en excesos.

“Aburricidio” total diría el Tremendo Juez de la Tremenda Corte, los aplausos y los “Vivas” se fueron apagando para dar lugar a la rechifla y los gestos incómodos de cuando ya te quieres ir y te ponen la segunda parte.

Para colmo, el lugar fue superado por la cantidad de asistentes, algunos que llegaron incluso por su propio pie, por lo tanto no hubo sillas suficientes para esperar las ya 2 horas del evento, sin sustancia, cansado y monótono, poco a poco el “cambio de Marina” empezó a tomar más forma de un Necaxa vs Celaya de la temporada 95-96.

Cuando ya todo estaba listo para iniciar, a alguien se le ocurrió poner un nuevo video de la alcaldesa, cual si fuera campaña política, el (ahora ex) empleado reprodujo las imágenes pero no se dió cuenta del mal encuadre por lo que solo se miraba a una Marina del Pilar del cuello para abajo, algunas imágenes resultaban hasta chistosas, otras un poco grotescas. 

Como para castigar a los asistentes, y tal vez para hacer tiempo a la llegada del rey midas en Morena (Jaime Bonilla), volvieron a poner el mismo video, ahora si bien encuadrado pero más molesto que ver la película de El Padrino III en el canal 5 después de aventarse el maratón completo.

La tortura llegó acompañada de la boca de la presidenta del Instituto de Cultura, Norma Bustamante quien se aventó una semblanza larguísima de Marina del Pilar totalmente innecesaria, casi tanto como las fotos de los capitanes de equipo con el árbitro en un juego de futbol.

Más bien, parecía que Bustamante buscaba lucirse ya que intervenía, daba opiniones, cada 10 minutos, como si estuviera en el programa del canal 66 que aún condujo esa mañana y que en caso de no renunciar representaría el primer conflicto de interés para el gobierno entrante.

Sus comentarios empezaron a volverse incómodos, “como cuando te cantan las mañanitas y no sabes que cara poner o qué decir”.

Por ahí de las 8:45 iniciaron los honores a la bandera, presentación de autoridades, entre ellos el representante de Francisco Vega de Lam…. no terminaban de pronunciar el nombre del gobernador cuando los presentes empezaron a silbar y abuchear, pero quien pagó los platos rotos fue su esposa, Brenda Ruacho la cual recibió los reclamos de una mala administración estatal.

Cuando terminaron de saludar a “casi” todos los presentes, sale otro “pinche” video tan entretenido como un baile entre primos, el cual se cortó a media trasmisión pero fue corregido inmediatamente, 30 mil horas después (como exageraría Gabriel García Márquez con su realismo mágico), inició la sesión solemne que paradójicamente fue menos tedioso.

Marina del Pilar tomó protesta (gracias a Dios y a José Isidro), luego paso a paso se acercó al escenario para dar unas palabras, sin embargo, por la colocación de la luz, en el fondo, se proyectaba una sombra siniestra que dejaba recordar el discurso de Charles Foster Kane (El Ciudadano Kane), cuando alzaba sus manos.

En su discurso Marina del Pilar nunca dejó de pronunciar “Con corazón”, como para que no se les olvidara o ya casi como muletilla, finalmente abandonó el escenario, su sombra se quedó otro momento.

Ya para cuando todos empezaron a buscar la salida, Bustamante señaló por el micrófono las terribles palabras; “aún hay más” cual si fuera Siempre en Domingo interpretado por Raúl Velasco.

Sus palabras cayeron en oídos sordos, la gente empezó a buscar su camión camino a casa, el evento no había concluido pero a nadie le importó, todo mundo emprendió la marcha, hasta el que hizo esta crónica.