Firmas falsas, hostigamiento y opacidad en obra cumbre de Marina del Pilar


Por Marco Tulio Castro // Newsweek Baja California


La remodelación del centro histórico de Mexicali y el museo Wok, emblema de Marina del Pilar Ávila como alcaldesa, se construyó mediante firmas presuntamente falsificadas y acusaciones de hostigamiento y opacidad de recursos públicos.

El Museo Wok, corazón de la iniciativa, se construyó en un edificio donde el gobierno de Marina invirtió 3.8 millones de pesos sin contar con un contrato de arrendamiento que garantizara el beneficio público del espacio de la inversión.

Ese inmueble es administrado por el empresario Zhaonian Zhou, quien inauguró el museo en marzo pasado junto a la alcaldesa de Mexicali con licencia, Marina del Pilar Ávila y su esposo, Carlos Torres Torres.

Zhaonian Zhou alias Jorge Zhou, nunca firmó con el ayuntamiento el uso del inmueble, pero eso no evitó que la administración de Marina destinara esa millonaria inversión al espacio privado, siguiendo la iniciativa emprendida por su esposo Carlos Torres.

Ramón García Yee, director del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Mexicali (Imacum), confirmó en entrevista que Zhou no firmó los contratos de arrendamiento de 2020 ni 2021, y por esa omisión presentó una denuncia.

Pero desde 2020, el inmueble que por años estuvo en el abandono, fue rehabilitado mediante un fideicomiso con recursos públicos sin que nadie lo observara, hasta que Marina del Pilar solicitó licencia para contender por la gubernatura.

En la denuncia de García Yee presentada en abril de este año, se explica que un funcionario de la administración de Marina falsificó la firma de Zhou, tratando de engañar a García Yee, para que el proyecto continuara.


Arriba, firmas presuntamente falsificadas. Abajo, contrato original.


Otro problema del proyecto insignia de Marina del Pilar son las denuncias de hostigamiento a propietarios de inmuebles para que los cedieran a terceros.

De acuerdo con la integrante de una familia de la comunidad china que posee una propiedad en el centro histórico hace más de 80 años, varios propietarios de inmuebles fueron hostigados, entre ellos su familia.

“La expresidenta municipal se quería apropiar del terreno de mis padres, declarándolo edificio histórico”, dijo un miembro de esa familia que solicitó anonimato por temor a represalias.

Cuando eso no prosperó por tener la propiedad legítima, dijo la fuente, iniciaron las presiones a través de terceros.

Explicó que el inmueble de su familia cuenta con varios locales que rentan a comerciantes, y ellos fueron presionados para que demandaran a la familia, en un intento por quedarse con esos espacios.

Los locatarios advirtieron a la familia propietaria del inmueble que empresarios afines a la administración municipal los hostigaron constantemente. 

“Me informaron que se acercaron comerciantes cercanos a la alcaldesa para convencerlos de que firmaran una demanda en contra de mi familia para quedarse con nuestros locales”, dijo.

Acusó que los hostigadores fueron “un señor Granados, que tiene o tenía una joyería y un señor Martínez, que tiene una óptica”. 

La fuente también dijo que el comerciante Rubén Chen los hostigó. 

Chen es uno de los comerciantes que fungió como proveedor del museo Wok, según la denuncia presentada por el titular del Imacum.

Desde 2020, el arrendamiento del Museo Wok es por sí mismo un caso para revisar. 

De los inmuebles disponibles en el primer centro histórico, el fideicomiso eligió el administrado por Zhou —un empresario ligado a panistas—, para construir el museo Wok de la gastronomía china.

“¿Quién eligió el inmueble identificado como lote 61 de la manzana 9?”, se pregunta García Yee en la denuncia.

Carlos Torres dijo que no fue él, porque no él no se encargó de “tareas administrativas”.

Pero Torres Torres comentó para este reportaje que “la esquina en donde se encuentra el museo es el mejor lugar por la ubicación y por la extensión del mismo”.

Y así, de los 5 millones de pesos iniciales en el fideicomiso, sólo a ese inmueble privado se le destinaron 3.8 millones a pesar de no tener un contrato en 2020 firmado que garantice un beneficio público.


En 2021 tampoco se volvió a firmar el contrato.

Cuando García Yee tomó posesión del Imacum, dijo que recibió los contratos de arrendamiento sin la firma de Zhou, pero luego le presentaron uno con la firma falsificada, sin saber que él tenía copia de los originales incompletos.

“Fueron plasmadas en diversos tiempos, por lo que pone en duda la autoría de la firma y antefirma de Zhaonian Zhou, siendo probable que fueron falsificadas”, dice la denuncia.

García Yee señaló al jefe de culturas populares, Ismael Castro García, de la falsificación.

“Se puede corroborar con una pericial en grafoscopio”, dice la denuncia.

De hecho, desde enero de este año, ante la falta de contrato firmado, el ayuntamiento no ha pagado rentas a Zhou por el uso del museo, y el empresario no se ha presentado a cobrar el arrendamiento.


Fachada del Museo Wok de la gastronomía china. Foto: Christan Galarza/RadarBC


Pero Carlos Torres, ideólogo de la reactivación del centro histórico, es más optimista.

“Tengo conocimiento que el precio de renta (20,000 pesos) está muy por debajo del mercado”, comentó para este reportaje.

A pesar de eso, el inmueble de Zhou sigue abierto al público.

Zhaonian Zhou no pudo ser localizado para conocer su versión sobre el caso.

Este no es el primer negocio que tiene el empresario Zhou con políticos, particularmente ligados al Partido Acción Nacional.

Por ejemplo, es socio de Andrea Aceves Gomez, esposa del diputado Miguel Ángel Bujanda, coordinador de gabinete del ex gobernador Francisco Vega de Lamadrid.

Zhou y Andrea están asociados en un negocio de bares y en otro relacionado con la organización de eventos.

Otro socio de Zhou es el panista Benito Reyes Corrales, subsecretario de educación en la administración del ex gobernador Eugenio Elorduy.

Benito y Zhou comparten acciones en una empresa que presta dinero, construye, lotifica terrenos y compraventa de alimentos, entre otros giros.

Y ahora el inmueble administrado por Zhou que el ayuntamiento convirtió en museo, ya adquirió plusvalía gracias a la inversión pública.

El dinero del fideicomiso que benefició a Zhou se ha manejado sin transparencia, de acuerdo a funcionarios municipales que supervisan el manejo del fideicomiso.

Los esfuerzos por reactivar el centro fueron dirigidos por el ex diputado Carlos Torres Torres, esposo de la candidata a gobernadora, pero hoy el fideicomiso es coordinado por Fernando Joel Félix Torres, a quien en el gobierno apodan “El Primo”.

Carlos Torres Torres, quien coordinó los trabajos del patronato del centro histórico, comentó que Félix Torres no es su primo.


Marina del Pilar Ávila y Carlos Torres en el centro histórico de Mexicali


Fernando Félix Torres, “El Primo”, es el coordinador del centro histórico y unos seis meses antes de las obras de remodelación de la zona, empezó como agente inmobiliario de al menos 16 locales que aún oferta y que aumentaron de valor tras la inyección de dinero público.

Félix Torres tiene su historial como funcionario, y no es precisamente bueno manejando recursos públicos.

Como director del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Mexicali (Imacum) en la administración de Francisco Pérez Tejada, la sindicatura lo investigó por administrar deficientemente 10.9 millones de pesos.

El expediente dice que en 2012 Félix Torres recibió recursos federales y “tenía la obligación de abrir una cuenta bancaria productiva específica con fines de transparencia y fiscalización”.

Por esta omisión el Imacum no ganó rendimientos financieros (es decir, el dinero depositado no generó más dinero) y se perdió la oportunidad para hacer otras inversiones.

Félix Torres dijo que no lo hizo por “problemas con los ejecutivos de la cuenta”, y para no quedarse sin flujo, algo considerado grave en la resolución DC/RES/225/2017.

Pero nueve años después la investigación cayó en manos del síndico Héctor Ceceña, de la administración de Marina del Pilar y la sanción para “El Primo” quedó en una amonestación pública.

La misma administración de Marina lo contrató como coordinador para reactivar el centro histórico en junio de 2020, pero los señalamientos de conducirse con opacidad lo persiguen, según documentos públicos.

En diciembre de 2020, poco antes de que Marina del Pilar solicitara licencia, dos integrantes del Comité Técnico del Fideicomiso Centro Histórico de Mexicali le exigieron a “El Primo” transparencia financiera, según el acta de sesión.

“Se necesita la información fluida, la información financiera no lo es, por lo que me genera mucha inquietud”, dijo el regidor Héctor Ibarra. 

“No podemos seguir votando cuestiones si no se ha enviado el balance de lo que se ha pagado'', dijo la regidora Luz Elena Fonseca.

Los reclamos en la sesión fueron porque “El Primo” Félix Torres pidió que el comité aprobara recursos adicionales para un proveedor porque no había cobrado el Impuesto al Valor Agregado.

Aun así en la misma sesión del fideicomiso, contrataron por unanimidad a Félix Torres, para repetir el cargo de coordinador del proyecto en 2021, con un sueldo de 35 mil pesos.

Durante 2020 parte de los esfuerzos de Félix Torres se enfocaron en comercializar decenas de locales y edificios ubicados en lo que sería el primer cuadro rehabilitado.



Sitio inmobilario administrado por Fernando Félix Torres, “El Primo”


Para lograrlo usó la agencia inmobiliaria llamada “Locales Centro Histórico”, a través de Facebook, en la que vende y renta inmuebles de la zona, e hizo público su número de celular.

“Edificio en VENTA ubicado en Av. Álvaro Obregón en el Centro Histórico de Mexicali. Superficie terreno Cine: 1,950 mts2”, dice una publicación de la página. 

Todas las promociones en la página son del año pasado, pero Félix Torres continúa respondiendo por teléfono que los esfuerzos comerciales siguen vigentes.




Como parte del proyecto de reactivación del centro histórico, en enero de este año, el ayuntamiento de Mexicali rentó a la empresa tijuanense, Comercial Terrestre SA de CV, un edificio de 1,700 metros para instalar oficinas municipales en la misma zona.

La renta mensual es de 90 mil pesos.

 

*Armando Nieblas, de RadarBC, ayudó en el reporteo de esta investigación.