InicioEspecialTe perdono la vida, la historia de Gissel

Te perdono la vida, la historia de Gissel

Pese a que en Baja California se vive una alerta de género, la joven Gissel narró el calvario que vive constantemente por la falta de protección del Estado ante su ex pareja Adrián “N”, el cual “le perdonó la vida”.

Por Cristian Torres Cruz

Gissel presentó 3 denuncias ante la Fiscalía General del Estado de la cual solo recibió malos tratos, su ex pareja Adrián, quemó el vehículo de su amigo e incluso colocó una “narcomanta”, la golpeó en varias ocasiones y le colocó un arma entre las piernas, cuando creía que la iba a matar el agresor solo le dijo “te perdono la vida”.

Gissel en ese entonces de 19 años conoció a Adrián “N” en enero del 2019 en la facultad de Derecho en la Universidad Autónoma de Baja California, desde entonces su relación fue “normal”, el joven era muy protector y no presentaba rasgos agresivos.

Sin embargo, todo cambió cuando Gissel quedó embarazada en 2020, Adrián se transformó en otro, incluso mantuvo una relación paralela con otra mujer que incluso fue a encararla en su domicilio.

Con el fin de mantener la paz, para abril del 2020 le dijo a Adrián que no quería seguir el noviazgo por lo que acordaron solo el pago de la manutención del menor, sin embargo nunca respetó el acuerdo.

Adrián continuaba acudiendo al domicilio de Gissel y cuando salía de borrachera era constante que llegará ebrio o bajo la influencia de alguna sustancia sin importar la hora.

La única actividad que compartía sin estar en estado inconveniente eran las visitas mensuales al ginecólogo, sin embargo, esto no exentó que el joven mantuviera una relación de violencia verbal y psicológica en contra de su pareja.

En octubre inició la violencia física

Según consta en la declaración de la víctima del 3 de octubre del 2021, se presentó una denuncia en contra de Adrián por el delito de violencia familiar equiparada por lo que se abrió el expediente con Número Único de Caso 0202-2021-30310.

La joven había acudido por Adrián a un autoservicio en Calzada Cetys y calle  9 ya que se encontraba en estado inconveniente, dentro del vehículo se hicieron de palabras debido a que Adrián ofendió a los padres de Gissel.

“Fue ahí donde me comenzó a golpear en la cara y en la cabeza”, informó la joven ante la Fiscalía.

En determinado momento, Adrián comenzó a llorar y le pidió a Gissel que se callará porque no lo dejaba pensar que iba a hacer con ella.

-“Te voy a soltar pero ten en cuenta que te estoy perdonando la vida”, le dijo a Gissel.

En cuanto la soltó salió del carro y huyó pidiendo auxilio, finalmente una pareja le ayudó a regresar a su vehículo debido a que su agresor se había escapado de la escena.

Ante la Fiscalía General del Estado, Gissel declaró que Adrián era una persona muy agresiva, incluso que había matado a una persona 7 años antes.

Caso Charly

Gissel se refería al homicidio de Charly Oseguera Serna, un joven de 16 años de edad que apareció muerto la mañana del domingo 16 de julio del 2011 en un terreno aledaño a un dren en la colonia Castro al oriente de la ciudad.

El suceso fue conocido como “El caso Charly” debido a la violencia con la que se cometió el crimen del menor.

Los responsables de los hechos fueron Adrián “N” y Cristiana “N”, una pareja de 16 años de edad que fueron juzgados y sentenciados, el primero por 9 años aunque por una reforma al código penal para menores fue liberado antes de cumplir su sentencia, la segunda sólo cumplió 4 años.

En ese entonces Adrián estaba consumiendo cocaína con su pareja Cristina, la cual había recibido mensajes por texto de Charly.

Adrián tomó el celular de Cristina y lo convenció para que arribara a su casa tendiendo una emboscada, ahí Adrián golpeó a Charly con un bat de béisbol dejándolo conmocionado, sin dudar un momento, el menor, tomó un cuchillo y le cortó el cuello.

Muy tarde

Gissel se enteró del caso cuando ya tenía varios meses de relación, sin embargo, no coincidía ese Adrián con el que mantenía una relación hasta ese 3 de octubre, fue ahí cuando se dio cuenta del peligro en que se encontraba al estar en una relación “toxica” con Adrián.

Ante el miedo intentó huir de la ciudad, sin embargo, ante el consejo de su madre decidió quedarse en la ciudad.

A los días Adrián la contactó pidiendo disculpas y en parte culpándola a ella porque lo había cacheteado.

Luego de varias semanas y con más tranquilidad, le exigió ver a su hijo por lo que Gissel lo llevaba a lugares públicos con la amenaza de que si no le permitía verlo se lo iba a quitar, además de que le rompería las piernas a su padre.

Pasaron meses y Adrián buscó revivir la relación, sin embargo, Gissel le dijo que tenía una nueva pareja con la intención de quitárselo de encima.

Ojos en todos lados

Ante el rechazo, Adrián comenzó a seguirla, en cuanto salía de su casa le marcaba y la hostigaba pese a que contaba con orden de alejamiento.

“En enero ya me había resignado a que mi vida sería así para siempre, no me quedaba de otra que quedarme con Adrián, estaba en una situación emocional en la que no tenía fuerza para salir de ahí”, expuso.

El 15 de enero de este año recibió una llamada alrededor de las 5 de la mañana, se trataba de la mamá de un amigo de nombre Arturo, al que supuestamente Adrián le había quemado el carro por celos, en esos momentos el mismo Adrián llegó a su domicilio.

La joven le reclamó por el incidente, en el que Adrián supuestamente reconoció ser el autor del siniestro, molesto por que “le habían puesto un cuatro” obligó a la joven a subirse al carro y luego de conducir durante algunas cuadras se detuvo.

Cuando intentó bajarse del vehículo, su ex pareja la comenzó a ahorcar hasta que logró soltarse, posteriormente discutieron nuevamente y entonces la empezó a golpear mientras manejaba.

En ese momento sacó una pistola y se la puso en la pierna.

“Si me vas a matar hazlo ya, mátame ya”, le increpó Gissel.

Finalmente, Adrián la llevó a su casa.

La joven fue amenazada con pistola

Aunque la dejaba ir a su domicilio, siempre la tuvo en observación, por temor a que le revisará el teléfono, le pidió a su hermano su celular, en ese momento, le marcó Adrián para reclamarle porque utilizaba el teléfono de su hermano.

Fue ahí cuando se dio cuenta de que él tenía acceso a las cámaras de su propio domicilio desde donde la podía monitorear por lo que intentó cortar toda relación.

resurge la violencia

El miércoles 19 de enero, Adrián se volvió a comunicar con la joven por mensaje de texto, le pidió que lo recogiera en un casino alrededor de las 2 de la mañana, luego de insistir varias veces, le mandó otro texto más amenazador.

“Contéstame o voy a poner una manta con tu nombre y tu dirección, neta que te vale madre, arre pues como tú quieres”.

Alrededor de las 7 de la mañana se escuchó un estruendo, Adrián condujo su vehículo y lo chocó contra el portón de la casa de Gissel, luego del choque, el sujeto se retiró tranquilamente.

Los hechos derivaron en una nueva denuncia con Número Único de Caso 0202-2022-10874 por violencia familiar equiparada.

Ya por la noche, apareció una “narcomanta” en el puente peatonal de la UABC, amenazando a Arturo –amigo de Gissel- para que se fuera de la ciudad, desde ese momento la autoridad lo vinculó a Adrián por la denuncia presentada horas antes en su contra.

Narcomanta contra Arturo

Fue en mayo de este 2022 que Gissel presentó una nueva denuncia por manutención de su hijo, desde entonces, los amigos de Adrián la han seguido, en donde la localizan le toman fotos o se asoman para ver quien conduce el vehículo.

Vinculado a proceso

Pese a que Adrián fue vinculado a proceso, a Gissel nunca le fue notificada la detención y posterior liberación o la audiencia por lo que tuvo que pedir una copia, señaló que la actuación de la fiscalía fue pésima y no descarta que la dependencia lo proteja al tratarse de un “caso público”.


También te puede interesar El Radiador: Los favores de Omar Landa

 

 

Periodista desde diciembre de 2004. Actualmente es fotoperiodista para ZETA, Jefe de Información de RadarBC, corresponsal de LaJornadaBC y Constraseña.