31.7 C
Mexicali
viernes, 14 junio 2024
Más
    InicioOpiniónVOZ EN OFF: El mito de la participación ciudadana

    VOZ EN OFF: El mito de la participación ciudadana

    La participación ciudadana registrada el pasado domingo demostró que las personas son las que mandan en las elecciones.

    Durante mucho tiempo la clase política ha señalado que cuando las personas salen a votar masivamente se registran los grandes cambios y eso impacta directamente al partido que está en el poder, tal y como ocurrió en el año 2000 con Vicente Fox y en el 2018 con Andrés Manuel López Obrador.

    Sin embargo, lo que ocurrió el domingo 2 de junio del 2024 representó un “zapatazo en el hocico” de los electores a esa clase política, incluida la que está en el poder.

    Nuestro país salió a votar masivamente y decidió validar el trabajo del partido en el poder otorgándole seis años más de gobierno.

    Y no podemos negar que hay muchos factores que incidieron para que la candidata del oficialismo ganara la elección con más de 33 millones de votos, más que el actual presidente de México.

    Uno de esos factores fue la evidente injerencia de los gobiernos federal, estatal y municipal en el proceso electoral.

    A nivel federal tuvimos el presidente se negó a suspender sus conferencias matutinas, en las que día tras día promovía a los candidatos de su partido, descalificaba a sus rivales políticos, así como a periodistas y organismos de la sociedad civil.

    En Baja California la gobernadora también se negó a suspender sus conferencias semanales, siguió realizando anuncios por todo el Estado, también promovió a los candidatos de su partido y nunca dejó de repartir apoyos sociales.

    A nivel municipal la alcaldesa nunca dejó el cargo para buscar la elección consecutiva (la ley se lo permite), colocó espectaculares que los mismos tribunales calificaron como irregulares y prácticamente todo el gobierno municipal fue su equipo de campaña.

    Tampoco podemos negar que entre la población fue sembrado el miedo sobre la desaparición de los programas sociales si el partido en el poder perdía la elección. Muchas personas, y me consta, salieron a votar solo por ese temor.

    Aun así, pese a todos los factores antes mencionados, quiero darle su valor a la participación ciudadana, pues desde mi punto de vista se trata del hecho más importante registrado en la elección del pasado domingo.

    Más allá de la injerencia de los gobiernos o el temor a perder programas sociales, de forma legítima las personas salieron a las calles a emitir su voto para dejarle claro a la clase política que ellas son las que mandan.

    De manera preliminar, a nivel nacional la participación ciudadana esta cerca del 61 por ciento, más legitimadas no pueden estar las actuales elecciones.

    En Baja California nos quedamos por debajo del promedio nacional, ya que todo indica que alcanzaremos el 48 por ciento de la participación, la más alta desde la elección de 1995 (61.67%).

    Hay casos documentados de personas que tuvieron que esperar varias horas para emitir su voto y aguantaron pacientemente hasta que llegara su turno.

    Incluso hubo miles de personas que se sumaron a la campaña de votar por los desaparecidos, un hecho que me parece sumamente relevante, ya que habla de una sociedad politizada y consciente que les exige a sus gobernantes mediante esa manifestación.

    Nos puede gustar o no la decisión tomada en la elección, pero es lo que dijo la mayoría y de eso se trata la democracia.

    Es momento de que nuestras autoridades reconozcan el valor de los ciudadanos que salieron a votar y legislen para que las candidaturas independientes sean una posibilidad real, que quiten los candados que impiden a muchas personas acceder a un puesto de elección popular y que los partidos dejen de repartirse el poder; eso no es democracia.

    A nivel nacional lo relevante no es que Claudia Sheinbaum sea la primera mujer presidenta de México, si no que será la presidenta más poderosa de la historia moderna de este país, ya que aparentemente tendrá el control del Poder Legislativo, lo que representará un compromiso gigantesco para su gobierno.

    En Baja California por cuarta elección consecutiva el partido oficial ganará todas las elecciones, lo que le permitirá a la gobernadora cerrar su mandato de forma tranquila y sin oposición, pero al mismo tiempo implica una gran responsabilidad para su gobierno.

    En los siguientes días vamos a leer y escuchar el análisis de muchos “expertos” políticos, pero no olvidemos que el principal responsable de los resultados en la elección del 2 de junio fueron las personas que salieron a votar, no la clase política.

    *El autor de esta columna es cofundador de la Agencia Informativa RadarBC
    Twitter: @ArmandoNieblas
    Facebook: @armando.nieblasdc


    También te puede interesar: VOZ EN OFF: Norma Bustamante no quiso debatir

    + posts

    Reportero mexicalense.
    Me gusta el periodismo de datos y la investigación.
    Me alimento de café, buenas pláticas y consejos.

    NOTICIAS RECIENTES