InicioFronteraAcusan a nueve en San Diego por lavado de dinero

Acusan a nueve en San Diego por lavado de dinero

El Departamento de Justicia presentó cargos contra nueve en San Diego por lavado de dinero tras investigaciones de la DEA y el FBI

Nueve personas que presuntamente lavaron al menos 16.5 millones en ganancias para organizaciones narcotraficantes mexicanas fueron acusadas en San Diego.

Los fiscales acusaron a los sospechosos de usar parte de los fondos para ayudar a un socio del Cártel de Sinaloa a comprar un avión, informó el diario San Diego Union-Tribune.

Las acusaciones fueron parte de una acusación revelada el miércoles 16 de noviembre que también acusa a dos de los acusados de extorsionar a un hombre que trabajaba como informante del FBI.

Detalles de los nueve en San Diego

El informante o su familiar supuestamente robaron de la red de lavado de dinero y luego intentaron sin éxito pagar la deuda comprando y revendiendo una máquina para hacer tortillas.

El acusado principal, Enrique “Guero” Esparragoza Rosas, que operaba en México, aparentemente seguía prófugo hasta el viernes.

Lo mismo ocurre con la mayoría de los otros acusados del grupo.

Según los fiscales, el grupo tenía su base en San Diego, el condado de Imperial y Mexicali.

Un acusado fue arrestado en septiembre, un día después de que el gran jurado devolviera la acusación.

El acusado quedó en libertad bajo fianza, indicó el diario.

Otro miembro de la supuesta red de lavado fue arrestado el año pasado en un caso separado.

Mismo caso de una novena persona acusada por separado el año pasado.

Desde entonces se declaró culpable de cargos de lavado de dinero y extorsión.

Indagatoria

Los casos son el resultado de una investigación del FBI y la Administración de Control de Drogas.

Los fiscales alegan que el grupo blanqueó las ganancias de las drogas utilizando una serie de compañías ficticias registradas en Wyoming y sucursales bancarias repartidas por todo Estados Unidos.

Las sucursales se ubican en Baltimore, Chicago, Minneapolis, la ciudad de Nueva York, Filadelfia, Seattle y St. Louis.

Según la acusación, los miembros del grupo volaban a las ciudades desde San Diego, recogían grandes cantidades de dinero en efectivo y depositaban el dinero en cuentas bancarias.

Las cuentas estaban registradas a nombre de corporaciones ficticias, que a menudo usaban los apellidos o las iniciales de los miembros del grupo.

Dos o tres días después de los depósitos, otros miembros del grupo accedían a las cuentas bancarias.

Luego enviaban transferencias electrónicas por los mismos montos a México.

Al menos 179 mil dólares, según los fiscales, también se destinó a un pago a una compañía aeronáutica de Texas.

Cartel de Sinaloa

Los fiscales alegan que fue parte de un plan de un conocido relacionado con el Cártel de Sinaloa para comprar un avión y enviarlo a México.

El pago de abril de 2020 por el avión pudo haber ayudado a alertar a los investigadores del grupo local.

La DEA ya estaba investigando al presunto socio del Cártel de Sinaloa y confiscó los fondos.

Según los registros judiciales, los agentes federales abrieron una investigación formal del grupo más tarde ese mismo año.

Según la acusación y los documentos de los casos relacionados, Esparragoza dirigía el grupo desde México.

Luis Ramírez era su mano derecha en el área de San Diego y Calexico.

Junto con los cargos de lavado de dinero, cada uno enfrenta un cargo de extorsión.

Debajo de ellos iban al menos siete correos, entre ellos Cristian Amaya Nava.

Este último espera sentencia luego de declararse culpable en la acusación relacionada.

Es posible que una de las víctimas de la extorsión también haya ayudado a informar a los investigadores sobre el grupo de lavado de dinero acusado, agregó el rotativo.

Nava

Según una denuncia y un acuerdo de culpabilidad en el caso de Amaya Nava, una de las víctimas fue reclutada en el otoño de 2020.

La víctima abrió cuentas bancarias utilizando empresas ficticias para mover grandes cantidades de dinero dentro y fuera de ellas.

Según los fiscales, al hombre le dijeron que las transferencias eran parte de un plan para ganar dinero con los tipos de cambio.

Sin embargo, pronto llegó a creer que le habían mentido y que el dinero era producto de las drogas.

Unos meses después, el hombre comenzó a robar dinero de las cuentas, pero después de desviar 56 mil dólares, se dio cuenta de que no podría devolver lo que había tomado, según los fiscales.

El y su tío idearon un plan para robar 30 mil dólares adicionales para comprar una máquina para hacer tortillas y venderla para obtener ganancias.

Sin embargo, no pudieron empeñar su producto.

Amenazas

En febrero de 2021, cuando Esparragoza se enteró del robo, envió a Amaya Nava para amenazar a los hombres y sus familias.

Nava llevó a las víctimas por los condados de Imperial y San Diego para recolectar dinero de las cuentas que controlaban.

Esparragoza también amenazó a los hombres y sus familias durante varias conversaciones telefónicas ese día.

El Guero les dijo que dos camiones llenos de hombres de Tijuana “se encargarían de ellos” si hacían algo estúpido.

Amaya Nava condujo con los hombres de El Centro a San Diego.

Las autoridades calificaron el traslado como una terrible experiencia que duró casi un día completo.

Los detectives de pandillas de la policía de National City lo arrestaron durante una parada de tránsito.

Los fiscales revelaron en una presentación a principios de este mes que una de las víctimas de extorsión era un informante del FBI.

La nota original aparecio el fin de semana en este enlace: https://www.sandiegouniontribune.com/news/courts/story/2022-11-18/feds-indict-alleged-drug-money-launderers


Te puede interesar: Sentencia juez a lavador del Cártel de Sinaloa