31.7 C
Mexicali
viernes, 14 junio 2024
Más
    InicioFronteraLanza EEUU ofensiva contra Chapitos

    Lanza EEUU ofensiva contra Chapitos

    Autoridades de los Estados Unidos lanzaron este viernes una ofensiva contra Los Chapitos por tráfico de fentanilo

    Autoridades estadounidenses lanzaron judicialmente una ofensiva contra los Chapitos por tráfico de fentanilo.

    El Departamento de Justicia presentó este viernes cargos en el Distrito Sur de Nueva York, Distrito Norte de Illinois y Distrito de Columbia, contra varios líderes del Cártel de Sinaloa.

    “El Departamento de Justicia anuncia importantes acciones de cumplimiento contra la operación de tráfico de fentanilo más grande, violenta y prolífica del mundo, dirigida por el Cártel de Sinaloa e impulsada por compañías químicas y farmacéuticas precursoras chinas”, dijo el Fiscal General Merrick Garland.

    “Las familias y las comunidades de todo nuestro país están siendo devastadas por la epidemia de fentanilo”, afirmó el procurador estadounidense.

    Afirmaciones

    “La crisis del fentanilo en Estados Unidos, impulsada en gran parte por el cártel de Sinaloa, amenaza nuestra salud pública, nuestra seguridad pública y nuestra seguridad nacional”, expuso la fiscal general adjunta Lisa Monaco.

    De acuerdo a las autoridades, las evidencias apuntan a la red de tráfico del Cártel de Sinaloa.

    La fiscalía busca atacar desde las empresas químicas en China que generan precursores de fentanilo, hasta los laboratorios ilícitos que producen el veneno, las redes y lavadores de dinero y asesinos que facilitan su distribución.

    “Las acusaciones de hoy envían un mensaje claro a Los Chapitos, el Cartel de Sinaloa y las redes criminales de drogas en todo el mundo de que la DEA no se detendrá ante nada para proteger la seguridad nacional de los Estados Unidos y la seguridad y la salud del pueblo estadounidense”, dijo la Administradora de la DEA, Anne Milgram.

    La titular de la DEA considera que Los Chapitos fueron pioneros en la fabricación y el tráfico de fentanilo, la amenaza de drogas más letal que el país haya enfrentado jamás, lo inundaron en los Estados Unidos durante los últimos ocho años.

    Esta droga acabó con cientos de miles de estadounidenses.

    Durante el último año y medio, dijo Milgram, la DEA se infiltró proactivamente en el Cartel de Sinaloa y la red de Los Chapitos.

    “Demasiados estadounidenses se han convertido en víctimas de la crisis nacional del fentanilo.

    “Estos cárteles nos han demostrado que no se detendrán ante nada para fabricar, traficar y llevar estas drogas peligrosas a todos los rincones de nuestro país”, dijo el director del FBI, Christopher Wray.

    Chapitos

    Según las autoridades norteamericanas, el Cartel de Sinaloa es uno de los cárteles de la droga más poderosos del mundo.

    Es además en gran parte responsable de la fabricación e importación de fentanilo para su distribución en los Estados Unidos.

    El fentanilo es un opioide sintético peligroso que es más de 50 veces más potente que la heroína.

    El fentanilo es ahora la principal causa de muerte entre los estadounidenses de 18 a 49 años.

    La droga ha alimentado la epidemia de opiáceos que ha asolado a familias y comunidades en los Estados Unidos durante aproximadamente los últimos ocho años.

    Entre 2019 y 2021, las sobredosis fatales aumentaron aproximadamente un 94 por ciento.

    Se estima que 196 estadounidenses mueren cada día a causa del fentanilo.

    El Cártel de Sinaloa operaba como una afiliación de traficantes de drogas y lavadores de dinero que obtienen precursores químicos, en gran parte de China, para la fabricación de drogas sintéticas, fabrican drogas en México, trasladan esas drogas a los Estados Unidos y recolectan, lavan y transfieren las drogas. producto del narcotráfico.

    Una vez dirigido por Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, e Ismael Zambada García, alias El Mayo, los miembros y socios del Cártel de Sinaloa, supuestamente incluidos los hijos de Guzmán Loera, conocidos colectivamente como los Chapitos, contrabandearon cantidades significativas de drogas a través de México y hacia los Estados Unidos.

    Los Chapitos son Iván Guzmán Salazar, de 40 años, Alfredo Guzmán Salazar, de 37; Joaquín Guzmán López, de 36 y Ovidio Guzmán López, de 33.

    La herencia del Chapo

    Tras el arresto de Guzmán Loera en enero de 2016 y su extradición a los Estados Unidos en enero de 2017, los Chapitos supuestamente asumieron el papel anterior de su padre como líderes del Cártel de Sinaloa, junto con Zambada García y Dámaso López Núñez, alias Licenciado.

    Posteriormente, los Chapitos acumularon un mayor control sobre el Cartel de Sinaloa al supuestamente amenazar y causar violencia contra López Núñez, su familia y sus socios y, como resultado, se convirtieron en los principales líderes y narcotraficantes dentro del Cártel de Sinaloa.

    Las acusaciones muestran que el Cártel de Sinaloa ha estado involucrado en actividades de tráfico de drogas hacia los Estados Unidos y violencia durante más de una década y media.

    La fiscalía alega que los Chapito han transportado repetida y consistentemente cantidades letales de cocaína, heroína, metanfetamina y fentanilo.

    Los Chapitos presuntamente utilizaron aviones de carga, aeronaves privadas, submarinos y otras embarcaciones sumergibles y semisumergibles, portacontenedores, embarcaciones de suministro, lanchas rápidas, embarcaciones pesqueras, autobuses, vagones de ferrocarril, remolques de tractores, automóviles y embarcaciones interestatales y comerciales privadas y comerciales. transportistas extranjeros para transportar drogas y precursores químicos.

    Presuntamente mantuvieron una red de correos, túneles y escondites en todo México y los Estados Unidos para promover sus actividades de narcotráfico.

    De acuerdo a las acusaciones, los Chapitos usaron estas redes para importar drogas a los Estados Unidos.

    Nueva York

    Los cargos de tráfico de fentanilo, armas y lavado de dinero se dieron a conocer hoy en el Distrito Sur de Nueva York contra 28 acusados, incluidos tres de los Chapitos.

    También involucra a los principales lugartenientes y líderes del Cártel de Sinaloa, presuntos fabricantes y distribuidores del fentanilo del Cártel de Sinaloa y jefes del violento aparato armado de seguridad que protege las operaciones de narcotráfico del Cártel de Sinaloa.

    Asimismo, la acusación incluye a lavadores de dinero sofisticados que repatrian las ganancias de la droga del Cártel de Sinaloa a México, al igual que múltiples proveedores de precursores químicos en China que alimentan la operación de distribución de fentanilo del Cártel de Sinaloa.

    Según documentos judiciales, Iván Guzmán Salazar, Alfredo Guzmán Salazar, Ovidio Guzmán López y sus cómplices supuestamente controlaban operaciones extensas, multifacéticas e internacionales que cubrían el comercio de fentanilo.

    A través de estos esfuerzos, los Chapitos y el Cártel de Sinaloa supuestamente obtuvieron cientos de millones de dólares en ganancias al inundar los Estados Unidos con fentanilo.

    Siete acusados están detenidos a la espera de procedimientos de extradición.

    Ovidio Guzmán López está acusado en una querella separada por los mismos delitos.

    Illinois

    Los cargos de narcóticos, lavado de dinero y armas de fuego se dieron a conocer en el Distrito Norte de Illinois contra cuatro de los Chapitos: Iván Guzmán Salazar, Alfredo Guzmán Salazar, Joaquín Guzmán López y Ovidio Guzmán López.

    Según los documentos judiciales, los cargos se derivan de un esfuerzo de colaboración multidistrital de décadas entre la Sección de Narcóticos y Drogas Peligrosas (NDDS) de la División Criminal, el Distrito Norte de Illinois, el Distrito Sur de California y sus socios encargados de hacer cumplir la ley.

    La acusación formal indica que entre mayo de 2008 y el 5 de abril de 2023, los Chapito operaron una Empresa Criminal Continua (CCE) de narcotráfico, junto con cargos adicionales de drogas, lavado de dinero y armas de fuego.

    Ovidio Guzmán López está acusado en una demanda separada por los mismos delitos, que data de mayo de 2008 hasta octubre de 2021, cuando las autoridades mexicanas lo arrestaron el 5 de enero en Culiacán, Sinaloa.

    Ovidio Guzmán López permanece detenido en México a la espera de un proceso de extradición.

    La Oficina Local del FBI en Washington y la Oficina Local de San Diego, la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional en Nogales, la División de Chicago y la División de San Diego de la DEA, y la Oficina de Investigaciones Criminales del IRS en Chicago están investigando el caso.

    Distrito de Columbia

    Los cargos de narcóticos, armas de fuego y represalias de testigos fueron revelados en el Distrito de Columbia contra Néstor Isidro Pérez Salas, alias Nini, de 31 años, supuestamente uno de los principales sicarios o asesinos de los Chapitos.

    Según documentos judiciales, Pérez Salas se desempeña como líder y comandante de los “Ninis”, un grupo violento encargado de brindar seguridad a los Chapitos.

    Al menos desde 2012 y hasta febrero de 2021, Pérez Salas presuntamente conspiró para distribuir y fabricar cocaína y metanfetamina para su importación ilegal a los Estados Unidos, usó un arma de fuego para promover el presunto delito de narcotráfico.

    Eventualmente, mató, intentó matar, amenazó y causó lesiones corporales a otro para intimidar a un testigo e informante del gobierno.

    El Departamento de Estado de Estados Unidos, a través de su Programa de Recompensas por Narcóticos, ofrece recompensas de hasta 10 millones de dólares por información que conduzca al arresto y/o condena de Iván Guzmán Salazar, Alfredo Guzmán Salazar y Ovidio Guzmán López.

    La agencia ofrece también hasta 5 millones de dólares por información que condujo al arresto o la condena de Joaquín Guzmán López.

    Chinos, centroamericanos

    Desde al menos alrededor de 2014, el Cartel de Sinaloa ha llevado a cabo una operación global de fabricación y distribución de fentanilo.

    Desde entonces, la organización envía cantidades masivas de fentanilo, una droga que ha matado a un número sin precedentes de estadounidenses, a los Estados Unidos.

    El liderazgo del cartel incluye a tres hijos del exlíder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, conocido como los “Chapitos”.

    Junto con sus cómplices, los Chapitos supuestamente controlaban operaciones extensas, multifacéticas e internacionales que cubrían el comercio de fentanilo, que estaba diseñado para bombear cantidades asombrosas de fentanilo a los Estados Unidos.

    En palabras de Ivan Archivaldo Guzman Salazar, la idea era inundar Estados Unidos con fentanilo para abastecer “calles de drogadictos”.

    A través de estos esfuerzos, los Chapitos y el Cártel de Sinaloa supuestamente obtuvieron cientos de millones de dólares en ganancias al inundar los Estados Unidos con fentanilo.

    El gobierno estadounidense señala a siete acusados que se encuentran detenidos y esperan ser extraditados.

    Ovidio Guzman Lepez, Carlos Omar Felix Gutierez, Silvano Francisco Mariano, alias “Rayo”, fueron detenidos en Colombia.

    En la lista se encuentran tambien Sergio Duarte Frias, Ana Gabriela Rubio Zea y Humberto Beltran Cuen, alias “Don Chino”, detenidos en Guatemala.

    Así mismo, Anastacio Soto Vega, alias “Tachin”, detenido en Grecia, y Julio Marin Gonzalez, arrestado previamente en los Estados Unidos.

    Sicarios

    Como parte fundamental de la empresa de tráfico de fentanilo, el Cártel depende y dirige a cientos de sicarios violentos y fuertemente armados para proteger las operaciones de fentanilo del Cártel en cada paso.

    Tambien, estos sicarios intimidan a otros que podrían intentar engañar, interferir o competir contra el Cartel a través del secuestro, la tortura y el asesinato con ametralladoras y otras armas.

    Los sicarios de los Chapitos operaban bajo la dirección de los Chapitos y Oscar Noe Medina Gonzalez, alias “Panu”; Nestor Isidro Perez Salas, alias “El Nini”, y Jorge Humberto Figueroa Benitez, alias “El 27”, para secuestrar, torturar y matar a cualquiera que se opusiera a Los Chapitos.

    Para fabricar fentanilo, el Cartel utiliza precursores químicos adquiridos principalmente en China.

    El Cartel depende de intermediarios como Ana Gabriela Rubio Zea, alias “La Gaby”, que adquieren precursores químicos de fentanilo para el Cartel a través de empresas químicas chinas y los propietarios y operadores de las empresas químicas chinas.

    Del continente asiatico, la fiscalia acusa a Kun Jiang, Yonghao Wu, alias “Tim”, Yaqin Wu, alias “Lily”, y Huatao Yao, alias “Yao”.

    Cocineros

    El Cartel también emplea a químicos calificados, o «cocineros», que tienen experiencia en la síntesis de fentanilo a partir de los precursores químicos de origen chino.

    En un solo día, un cocinero de Cartel es capaz de fabricar más de 100 mil píldoras utilizando máquinas prensadoras de píldoras.

    En algunos casos, los traficantes del Cartel bajo la dirección de los Chapitos han probado la pureza de su fentanilo probándolo en otros.

    Por ejemplo, en 2022, Perez Salas y Figueroa Benitez experimentaron con una mujer inyectándole dosis repetidas de fentanilo hasta que murió.

    Dirigido por los Chapitos, el tráfico de polvo y pastillas de fentanilo terminado es el objetivo principal del Cartel y uno de sus esfuerzos más lucrativos.

    La red

    La mayoría de las veces, el fentanilo del Cartel cruza a los Estados Unidos por los puertos de entrada.

    La droga pasa oculta en compartimentos secretos de automóviles, disfrazado entre mercancías en camiones con remolque, escondido en equipaje en aviones, oscurecido a través de documentos falsos en contenedores de envío, o escondido en o en los cuerpos de las mulas de la droga.

    Una vez que el fentanilo del Cartel se transporta a los Estados Unidos, los traficantes del Cartel mantienen ubicaciones de escondite designadas donde se almacena el fentanilo.

    Luego vende el fentanilo al por mayor para su distribución minorista en todo Estados Unidos, incluida la ciudad de Nueva York.

    Tan solo en 2022, la DEA confiscó más de 57 millones de pastillas mezcladas con fentanilo y más de 13 mil libras de polvo de fentanilo, el equivalente a aproximadamente 410 millones de dosis potencialmente mortales de fentanilo.

    La fiscalía afirma que el Cartel se basa en formas cada vez más sofisticadas de lavar las ganancias del fentanilo de los Estados Unidos a México para enriquecer a los Chapitos.

    En el transcurso de aproximadamente dos años, un solo traficante del Cartel en los Estados Unidos ayudó en el lavado de más de 24 millones de dólares en ganancias de narcóticos pertenecientes a Ovidio Guzman Lopez al proporcionar a los lavadores de dinero del Cartel en los Estados Unidos aproximadamente 15 millones y enviando aproximadamente 9 millones en efectivo a granel a México escondidos en compartimentos secretos en autos.

    Otros presuntos lavadores de dinero del Cartel, incluidos Mario Alberto Jimenez Castro, alias «El Kastor», y Sergio Duarte Frias, han usado billeteras de criptomonedas para lavar cientos de miles de dólares en ganancias de fentanilo para el Cartel.


    Te puede interesar: Chapitos detrás de ataque a policías

    + posts

    NOTICIAS RECIENTES