31.7 C
Mexicali
viernes, 14 junio 2024
Más
    InicioOpiniónVOZ EN OFF: ¿Miedo a debatir o ser exhibidos?

    VOZ EN OFF: ¿Miedo a debatir o ser exhibidos?

    Era muy difícil pensar que la actual legislatura se quedaría cruzada de brazos sin meterle mano a la Ley Electoral de Baja California de cara al proceso electoral 2023-2024, tal y como lo hacen cada tres años; tan impensable como que las modificaciones que aprobaran realmente ayudarían a mejorar la contienda que está por iniciar.

    La duda de muchos era cuándo, cómo y qué beneficios obtendrían los legisladores o los partidos políticos con las reformas.

    Al final todo se hizo de la manera en que se han aprobado muchas reformas en el Congreso del Estado, especialmente aquellas en las que los legisladores no quieren que haya debate, exposición mediática, es decir al “vapor”. Ahora me explicó.

    Resulta que el pasado 7 de agosto (hace menos de un mes) el diputado de Morena, Juan Manuel Molina García presentó una propuesta de reforma a diversos ordenamientos en materia electoral

    Fue el pasado 29 de agosto que las propuestas fueron analizadas en la Comisión de Gobernación, Legislación y Puntos Constitucionales que él mismo preside y el sábado 2 de septiembre (cuatro días después) ya estaban siendo votadas en el pleno.

    Hablamos de 26 días en que se presentó, “analizó” y aprobó toda una reforma en materia electoral en Baja California, evidentemente, sin consultar a los involucrados como el Instituto Estatal Electoral de Baja California (IEEBC) o al Tribunal de Justicia Electoral (TJE) y mucho menos a especialistas o académicos.

    Y aunque las reformas contienen una serie de aspectos positivos relacionados con la paridad y la erradicación de la violencia política en razón de género, la realidad es que lo anterior pasa a segundo término debido a la opacidad y autoritarismo con el que actuó el Poder Legislativo durante el proceso.

    Me llevaría muchas palabras explicar a detalle cada una de las reformas y las repercusiones que traerán consigo, por ello, me enfocaré en una que considero es relevante para los ciudadanos; se trata de los debates electorales.

    A muchos les pueden no gustar, pueden decir que son aburridos y que los formatos son obsoletos, pero la realidad es que los debates electorales es la única herramienta que tenemos los electores para conocer mejor a los candidatos, sus propuestas y contrastarlas.

    Evidentemente, lo anterior no es del agrado de la clase política, que de mil y una manera buscan evitar los debates ante la incapacidad de explicar sus propuestas de campaña.

    Resulta que el diputado Molina García le movió al Artículo 168 de la Ley Electoral de Baja California que obligaba a candidatas y candidatos acudir a los debates organizados por el IEEBC, de lo contrario eran acreedores a una amonestación.

    Durante el proceso electoral 2020-2021 fue evidente que a los candidatos de Morena y sus aliados no les gusta debatir, pues de las 65 inasistencias reportadas por el IEEBC, 22 fueron cometidas por sus representantes.

    La reforma que presentó Molina García simplemente ordena al instituto electoral organizar y promover debates electorales y que vaya quien le dé la gana.

    En su momento, el exconsejero del Instituto Nacional Electoral (INE) Ciro Murayama expresó: “El debate es un hecho democrático y el rehuir al debate es un hecho antidemocrático que puede tener costos”.

    Curioso que un partido como Morena que en sus principios pregona y privilegia la democracia, se atreva a promover este tipo de reformas.

    Los debates electorales son un acto de campaña y una forma de mostrar a los electores que las propuestas de cada candidato y candidata son las ideales, siempre y cuando tengan la capacidad.

    La realidad es que la reforma impulsada por Molina y avalada por los legisladores de Morena fomenta la mediocridad de los candidatos y candidatas, quienes prefieren acudir a escenarios armados por su partido, donde todos les aplauden y nadie los confronta.

    Como dato curioso, de los 20 votos que recibió a favor la propuesta de reforma, 11 fueron de diputadas y diputados que no se presentaron en su respectivo debate en el proceso electoral 2020-2021, entre ellos, Juan Manuel Molina García, es decir, aprobaron una reforma que únicamente les beneficia a ellos.

    Es muy simple, tienen miedo a debatir o a ser exhibidos públicamente; en ambos escenarios quedan mal parados.

     

    *El autor de esta columna es cofundador de la Agencia Informativa RadarBC

    Twitter: @ArmandoNieblas
    Facebook: @armando.nieblasdc
    Correo: [email protected]


    También te puede interesar: Candidatos ya no serán obligados a participar en debates

    + posts

    Reportero mexicalense.
    Me gusta el periodismo de datos y la investigación.
    Me alimento de café, buenas pláticas y consejos.

    NOTICIAS RECIENTES